Tłusty Czwartek: Un jueves gordo y rico

Polonia es un país que cuenta en su haber con un gran número de interesantes y bonitas tradiciones que la gente celebra con ilusión y devoción, pero hay una que está por encima de todas que es capaz de unir a todo un pueblo y esa es sin duda El Jueves Gordo o como se dice en polaco Tłusty Czwartek. Da igual que seas católico, ortodoxo, budista, islámico, ateo, mayor o menor de edad, etc… Estoy totalmente seguro que esta tradición polaca la vas a celebrar sí o sí porque, como decimos en España, “a nadie le amarga un dulce” ¿verdad? 😉

Dentro de unos días, exactamente el jueves de esta misma semana, se celebra una de las tradiciones polacas más ricas, divertidas y dulces que existen y a la que es muy dificil resistirse. Estamos hablando del jueves más gordo y rico del año, un día que te vale de excusa para poder saltarte la dieta que estás llevando y disfrutar de unos ricos dulces polacos. Pero, ¿de dónde viene esta tradición? ¿En qué consiste realmente? ¡Dime algo más! Tranqui, colega, sigue leyendo.

Tłusty Czwartek no se celebra cuando a la gente le viene en gana un jueves cualquiera del año, no, exactamente se celebra el último jueves de carnaval antes del miércoles de ceniza que da comienzo al tiempo de Cuaresma en el calendario católico. Como habéis podido deducir, y no es de extrañar en Polonia, esta tradición viene del catolicismo y desde el siglo XVI se viene celebrando comiendo dulces, pero no unos cualquiera como caramelos o “chupandinas” como dice mi padre, se trata de una especie de buñuelos grandes que reciben el nombre de Pączki. Un pączek (cuando solo es uno) es realmente un panecillo de levadura frito relleno de diferentes tipos de crema o mermelada como por ejemplo de fresa, de cereza o de melocotón, pero tengo que confesar que mi pączek favorito es uno que probé hace un par de semanas aquí en Varsovia relleno de crema de chocolate Kinder… ¡Estaba para chuparse los dedos! También comentar que en la mayoría de los casos suelen glasearlos con azúcar o colocan trocitos de piel de naranja o virutas de chocolate en la parte superior para darles un toque todavía más dulce.

En el pasado, en algunos pączki se podía encontrar una almendra que era símbolo de buena suerte, pero hoy en día si deseas tener un año feliz y de buena suerte, cuenta la leyenda polaca, la cual no entiende de dietas, que debes comer al menos un pączek este día para dicho objetivo. Y oye, mira, como no sabemos si esta leyenda es cierta o no, no merece la pena arriesgar y correr el riesgo de ser un amargado todo el año ¿verdad? De esta misma forma también piensan los polacos y si no me crees, mira la siguiente foto para comprobarlo (clic para ampliar).

Viendo esta foto tampoco es de extrañar que los grandes beneficiados al final del día son los dueños de las Cukiernie (pastelerías) de todo el país, ya que aunque es un día de mucho trabajo, también hacen caja y eso les compensa en sus negocios en su mayoría particulares. ¡Ellos se llevan la pasta y tú las calorías! Pero bueno, un día es un día ¿no? 😀

Por último comentar que en Tłusty Czwartek (y durante las semanas previas a la Cuaresma) también se puede degustar en Polonia otro tipo de dulce muy típico, ante ustedes, los famosos Faworki. Los Faworki son cintas de masa de pequeño grosor en forma de lazo pasadas por la sartén dándole un sabor crujiente y rociadas con un poco de azúcar en polvo el cual es el causante de que te manches a la mínima, pero ¡qué más da, están buenísimas!

Viendo estos dulces, deberíamos celebrar Tłusty Czwartek todos los jueves del año ¿no crees? Si la vida son dos días… 😀

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *