Mis primeros pasos con el polaco

De casi todos es sabido que el idioma polaco es uno de los más difíciles de aprender del mundo siendo superado por el chino y por alguno otro por ahí, pero no por ello es imposible ni de entenderlo ni de hablarlo. De hecho conozco hispanohablantes que viven en Polonia y que lo hablan muy bien o al menos esa es la sensación que me da a mí, que no tengo mucha idea. Y de eso voy a tratar en esta entrada, de mis primeros pasos con el polaco y de mis impresiones acerca de un idioma que poco o nada se parece al español.

Para empezar quiero dejar claro que el poco (por decir algo) polaco que hablo lo que ido aprendiendo muy lentamente. Primero gracias a que cuando vivíamos en España, escuchaba a mi mujer hablar con su familia por Skype y algo se me quedaba y ahora, una vez viviendo en Polonia, he ido aprendiendo palabras y expresiones nuevas y he ido afinando un poco más el oído, que no es fácil. Vamos, que voy entendiendo cada vez más, pero de lo que sí soy consciente es que o voy a algún tipo de clases de polaco (tengo que sacar tiempo hasta de debajo de las piedras) para aprenderlo como Dios manda o este idioma es imposible de aprenderlo únicamente de oída.

Desde España alguna gente me pregunta a ver qué tal llevo el polaco y que si lo hablo ya fluido (xD) y mi contestación es siempre la misma desde que llegué en noviembre del 2015: “A ver si me pongo ya en serio y me apunto a algún curso”. Hay un dicho que dice que “hace más el que quiere que el que puede”, pero la verdad es que para el día a día no lo necesito y si no existe una gran motivación por mi parte, mal vamos.

Ahora me viene a la mente la primera vez que visité Polonia que fue durante el Eurobasket organizado por este país en el 2009, año que comencé mi Erasmus en el país vecino de la República Checa. La fase final del torneo se celebró en Katowice, una ciudad al sur y muy cerca de Cracovia, donde pude presenciar cómo Gasol y compañía demostraban quién mandaba en el baloncesto europeo en aquella época y donde, a la vez, tuve mi primer contacto con el polaco. Al ver los letreros de las tiendas/supermercados, lo primero que me pregunté fue “a ver si los polacos tenían algún tipo de alergia a las vocales”, veía palabras que no tenía ni idea qué significaban, totalmente impronunciables y compuestas por casi todo consonantes. También recuerdo que oía hablar a la gente y me sonaba todo a “szczszczszcz. De lo que sí que me acuerdo bien de ese viaje es que comencé a comprender que las palabras “Droga”, “Cena” y “Jaja” no significaban lo que a primera vista pensaba (“Camino”, “Precio” y “Huevo” respectivamente). ¡Empezamos bien!

Una vez comencé mi relación con mi mujer, pude ir conociendo algunos pequeños detalles de este trabalenguas de idioma. Me di cuenta que la letra “V” no existe y se convierte automáticamente en “W” (p.e. EWA), que la “Y” se considera una vocal más (p.e. ZIMNY(frío)), que las letras “ć”,” ń”,” ó”,” ś” y “ź” son letras como tal (no es que lleven acento) y que las declinaciones en polaco son un mundo aparte. Un amigo mío de aquí de Varsovia que está yendo a clases de polaco me comentaba que al tener que poner en práctica durante sus clases estas declinaciones, no acertaba ni una, intentaba declinar un sustantivo o un nombre siguiendo las reglas que estaba aprendiendo y luego la profesora le corregía cada dos por tres porque declinaba mal. ¡Vaya locura!

Yo por mi parte también he querido dar un paso adelante con este idioma (la intención es lo que cuenta ¿no?) y me he comprado algún libro para aprenderlo, aunque no ha dado el resultado deseado, como era de esperar. Quiero recordar que en uno de esos libros había una página dedicada a los trabalenguas y había uno que era “fácil” y que cuando hablaba con la familia polaca, se lo intentaba recitar para intentar impresionarles: “Król Karol kupił królowej Karolinie korale koloru koralowego”. También había otros del estilo “W Szczebrzeszynie Chrząszcz brzmi w trzcinie i Szczebrzeszyn z tego słynie” o “Z czeskich strzech szło Czechów trzech. Gdy nadszedł zmierzch pierwszego w lesie zagryzł zwierz” que mejor se los dejamos a los nativos, no vaya a ser que nuestras cabezas exploten.

A día de hoy puedo decir que ya me atrevo a ir a hacer la compra solo (que siempre es un reto cuando vives en otro país y no hablas el idioma local), pero en mi caso no tiene mayor misterio, para qué nos vamos a engañar… En las grandes superficies meto a la cesta lo que quiero comprar, voy a la caja, el o la dependiente me dice “szczszczszcz zlotys”, le digo que “kartą”, pago con la tarjeta, finalizo con un “Dziękuje, do widzenia” (Gracias, adiós) y para casa. En las tiendas más pequeñas, la cosa se complica un poco más. Normalmente tienen un mostrador y detrás del mismo un amable (o no) hombre o mujer que está esperando a que le digas, en un entendible polaco, lo que quieres comprar. Claro, yo voy con el nombre de lo que quiero bien aprendido (lo voy repitiendo hasta llegar a la tienda, no vaya a ser que se me olvide), le digo que “por favor quiero esto” y cuando la persona que tengo enfrente me realiza otra pregunta, ahí o escaneo la pregunta en mi mente buscando alguna palabra que conozco (que tampoco hay muchas) e intento contestar como bien puedo o me quedo descolocado por completo, no sé por dónde salir. Al principio siempre decía “Nie mówię po polsku” (no hablo polaco) y con gestos más o menos nos entendíamos. Ahora a veces sigo diciendo esta frase, pero otras veces ya les tengo pillado el truco y lo que intentan es venderme más cosas a lo que ya directamente digo “Nie” (No), independientemente de lo que me estén preguntando ¿eh? No me complico: “¿Quieres algo más? NIE”, “¿Deseas este producto que está de oferta? NIE”, “¿Quieres el comprobante de compra? NIE”, “¿Deseas bolsa? NIE” o “¿Deseas pagar? NIE”.

Prometo que en un futuro aprenderé polaco bien, pero mientras intentaré defenderme y sobrevivir con lo poco que sé, que tampoco me está yendo mal. Deseadme suerte, la necesitaré. ¡Do widzenia, amigos!

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *