Los desayunos en Polonia

“Desayuna como un rey, come como un principe y cena como un mendigo”. Esta frase un tanto conocida viene a decir que el desayuno tiene un papel fundamental en nuestra dieta diaria y hay que prestarle mucha más atención de la que lo hacemos habitualmente. En cada lugar del mundo se desayuna de manera diferente y con productos de lo más diverso aunque podríamos decir casi a ciencia cierta que nos encontramos con dos tipos bien diferenciados: el desayuno dulce y el salado. En España, por ejemplo, los desayunos son casi siempre dulces y lo que consumimos en la mayoría de los casos es café, leche, galletas, bollería, tostadas con mantequilla y mermelada o con tomate y cereales entre otros productos. Pero no he venido aquí para hablar de mi país, sino de Polonia y de sus “peculiares” desayunos que, desde que tuve el primero, nunca me han dejado de sorprender.

Para empezar tenéis que saber que la palabra “desayuno” en polaco se dice “śniadanie” y, a parte de en las casas particulares, en muchos locales de Polonia ofrecen desde las 6 de la mañana un buen “śniadanie” a un precio de lo más competitivo. Por ejemplo donde yo vivo, en Varsovia, en muchos sitios tienen la oferta de que si tú pides un café o un té, pagas el precio que tenga y luego por 1 zloty (0,25€) más, puedes pedir un plato bien generoso de los que estén ofertando en ese momento.

Me atravería a decir que la mayoría de los polacos desayunan salado, aunque esto es como todo, habrá gente para todos los gustos, desde luego. A continuación voy a listar los diferentes tipos de desayuno que he visto en mi corta experiencia aquí en Polonia y ya luego vosotros sacáis vuestras propias conclusiones. ¡Empezamos a abrir el apetito!

Kawa, Herbata, Sok y Mleko

Un café, un té, un zumo y un vaso de leche. Son las bebidas más comunes de un desayuno en Polonia y en otros muchos países servidas, cada una de ellas, en sus diferentes variantes que todos ya conocemos a estas alturas. Tienen la función de acompañar al plato principal del desayuno y de ayudar a tragar mejor los alimentos que muy ligeros, no son.

Kanapka

Por lo que veo habitualmente, es el típico desayuno polaco ya que se prepara y se come rápido. Se trata de un bocadillo, de un sandwich frío compuesto por mantequilla (masło), varios tipos de embutido (wędliny), queso (ser), tomate (pomidor), pepino (ogórek) y lechuga (sałata). Por supuesto que los componentes del bocadillo y su número varían según los gustos de cada uno al igual que aquellos que prefieren comerlo solo con el pan de abajo como si fuera un panini (zapiekanka).

Wędliny, Kiełbasy Wędzone y Ser

Embutidos, salchichas ahumadas y queso, unos productos clásicos de la comida polaca que no puede faltar en ninguna mesa independientemente de la hora que sea. También se comen con pan, pero a diferencia del “kanapka”, se comen por separado, como si se estuviera de picoteo. En mi trabajo, yo he visto a gente a las 7 de la mañana comiéndose una gran salchicha bien condimentada con ketchup, mostaza (musztarda) y rábano (chrzan). Llamádme raro o lo que vosotros queráis, pero a mí, solo con ver este tipo de desayunos, se me revuelve el estómago y se me quitan las ganas de comer durante las siguientes cinco horas…

Chleb

El pan de cada día, ni más ni menos. Como hemos visto anteriormente, el pan tiene un papel fundamental en la comida polaca ya que vale para acompañar a los embutidos, a las verduras, a las sopas y a lo que se ponga por delante. El pan en Polonia es una de los mejores que he probado en mi vida y lo digo en serio porque se trata de un pan fresco y crujiente recién sacado del horno de las muchísimas “Piekarnie” (panaderías) que hay por todo el país.

Jajecznica

Uno de los desayunos de campeones de los polacos sin lugar a duda y que desde hace unos años se ha puesto bastante de moda en muchos hoteles, restaurantes y casas particulares. Se trata de lo que conocemos como huevos revueltos preparados en una sartén bien caliente y mezclados con diferentes tipos de embutido cortados en trozos. Para mí, el “jajecznica” favorito y que os recomiendo que preparéis en vuestras casas es el que está compuesto por beicon y cebolla, está para chuparse los dedos.

Jaja y Jaja

No os penséis que me estoy riendo de algo, no no, os explico. “Jaja” en español significa huevos y se trata de un elemento muy importante en la cocina polaca en general y en los desayunos en particular. Lo consumen de diferentes formas al igual que vimos con el “jajecznica“: huevos duros acompañados con verduras, huevos fritos con una base frita de embutido, huevos cocidos con la yema todavía líquida en el interior para comerla con cuchara o mojando pan, etc… Yo soy una persona que le cuesta mucho desayunar fuerte por la mañana, pero desde que empecé a vivir con mi mujer, unos huevos siempre entran de maravilla, tienen algo que hace que nunca pueda decirles que no.

Sezonowe Owoce

Son las frutas y verduras de temporada. Mucha gente aprovecha cuando hay alguna fruta o verdura en buena temporada para añadirla al desayuno de una forma más que saludable aportando un aroma a fresco. Si por cualquier razón alguna de las frutas adquiridas no se encuentran en las mejores condiciones (a veces ocurre con las fresas, por ejemplo), preparar un zumo de frutas o una mermelada con ellas es una alternativa muy deliciosa de sacarles partido.

Ciasta i Pieczywa

Y acabamos por lo dulce porque no todos los desayunos en Polonia son salados, de vez en cuando no viene mal darle un poco de dulzor a la vida ¿no? Pues eso, los polacos también desayunan productos dulces como pasteles y tartas caseras acompañados de una buena taza de té o café.

Bueno, ¿os he abierto el apetito ahora o qué? ¡SMACZNEGO, amigos! 😀

Share Button

One Comment

  1. Asi es,
    aunque que en la casa de mis amigos en Podlasie, no comemos jajecznica, pero la cantidad de salchichas, y embutidos (wędliny) me impresionó al principio. El pan, sip es el mejor que he probado!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *