Comprar una vivienda en Polonia

Sin duda la compra de una vivienda es un paso muy importante en la vida de las personas y una decisión que en muchas ocasiones es difícil de tomar debido a diferentes motivos. Hay gente que dice que prefiere vivir alquilando un piso ajeno porque de esta forma “no se ata” a ningún lugar y cuando quiera puede cambiar a algo mejor y existe otro tipo de gente que piensa que para estar toda la vida pagándole el piso a otro, se paga el suyo propio. Ambas situaciones son muy entendibles y yo, personalmente, he tenido y tengo la oportunidad de vivir ambas. Hasta ahora, siempre he vivido en pisos alquilados teniendo diferentes experiencias con cada casero, pero ha llegado el momento en el que he decidido asentarme aquí en Varsovia, lanzarme a la piscina y comprar una vivienda. Si tú también estás pensando en ello, sigue leyendo este post porque te interesará saber el camino por el que tienes que pasar y si no, léelo igualmente, te resultará interesante saber cómo funciona todo este tema por aquí.

Idioma

Bien, eres una persona valiente en los tiempos que corren y has decidido comprarte una vivienda. Por lo tanto, lo primero que tienes que saber que o tú o tu pareja tenéis que hablar polaco a la perfección y sin este requerimiento no vais a ningún lado, te lo aseguro. Parece algo obvio, pero hay muchas personas que se aventuran a comprar un piso en otro país sin conocer a la perfección el idioma, firman el contrato y luego vienen las sorpresas desagradables por no leer ni entender bien el propio contrato. Yo en mi caso he contado en todo momento con la grandísima ayuda de mi mujer que, como ya sabéis, es polaca. Así todo es mucho más fácil.

Piso o casa

Conociendo bien el idioma, luego tienes que saber muy bien si quieres comprarte una casa o un piso dependiendo también del poder adquisitivo con el que cuentas. Como curiosidad solo te digo que al menos aquí en Varsovia puedes comprar una casa de 100 metros cuadrados a las afueras por el mismo precio que un piso de 50 metros cuadrados por el centro de la ciudad. La elección es libre y depende de las circunstancias de cada uno. Según lo veo yo, si lo que quieres es vivir solo o con tu pareja y no tienes planes de agrandar la familia, un piso con pequeñas dimensiones es suficiente, pero si tu idea es procrear haciendo caso a los anuncios de la televisión polaca, es mejor idea comprar un piso o una casa más grande y no estar cambiando cada dos por tres. ¿Y por qué digo esto, si es de sentido común? Porque conozco a gente que, teniendo ya hijos, se compran un piso de 60 metros cuadrados que en unos años se les quedará pequeño y tendrán que volver a realizar el mismo proceso de nuevo en busca de uno más grande. En estos casos, si el poder adquisitivo no es alto para permitirte una vivienda grande por el centro, quizás es mejor renunciar un poco a la ubicación deseada y tener una vivienda apropiada a las necesidades de cada uno. Una simple opinión, nada más.

Por dónde empezar

En nuestro caso, lo primer que hicimos fue entrar en los portales web www.olx.pl y www.otodom.pl y buscar algo que se ajustara a nuestro presupuesto y a nuestras necesidades. Como todo el mundo hace, echa un vistazo a las fotos que hay colgadas del inmueble y, si es de nuestro agrado, llamamos al dueño o a la inmobiliaria en cuestión para coger cita para visitarlo. Es curioso aquí en Polonia cómo funcionan las visitas a los pisos que están listos para vender o para alquilar: llamas, quedas a una hora, lo visitas, haces todas las preguntas que creas oportunas y tienes que decidir en el momento en el sitio si lo coges o lo dejas porque puede ser que, si no te decides, en la siguiente visita que hay a esa misma vivienda, a alguien le encante y decida quedársela. También existe que, en muy pocas ocasiones, el vendedor de un plazo de 48 horas al comprador para que se decida si dar el paso o no (le has tenido que caer muy bien para que lo haga).

Estado de la vivienda

Cuando vas a ver una vivienda para comprarla (no para alquilar), te la puedes encontrar de dos formas bien diferentes: amueblado o en estado de obra (ya no cuento si la vivienda está sobre plano). El primer tipo de vivienda la verdad es que es poco común (o al menos en nuestro caso solo vimos un piso así), pero sí que existen, ya que hay gente montada en el dólar que se dedica a comprar pisos a cascoporro, los amueblan a su gusto y luego los venden mucho más caros. Un auténtico negocio. Pero si lo que buscas es una vivienda nueva, normalmente te vas a encontrar el piso en estado de obra, desnudo, es decir, tienes las paredes, la instalación de luz, agua y gas y gracias, ya está, todo lo demás vas a ser tú el/la que se encargue de hacerlo. Como es de suponer, esa vivienda tiene ya un precio por metro cuadrado fijado por el vendedor, pero luego le tienes que sumar la gran cantidad de “pasta” que te vas a gastar en construirlo por dentro: poner suelos, pintar paredes, amueblar los baños, la cocina, las habitaciones, etc… También citar un dato importante que para nosotros ha sido clave: si decides comprar un piso nuevo, al precio por metro cuadrado y a la construcción por dentro, le tienes que sumar al mes unos gastos de comunidad que en algunos casos son bastante altos (a nosotros nos llegaron a pedir hasta 800 zl) y que tienes que pagar mensualmente mientras vivas ahí (no pienses que un día se acaba de pagar como la hipoteca) por lo que encarece todo todavía más si sumas también gastos de luz y agua. Es para pensárselo.

Comienza el papeleo con la constructora y el banco

Vale, has ido a ver la vivienda, te ha encantado, decides comprarla y ¿ahora qué? Ahora estás a punto de entrar en todo el papeleo burocrático que concierne a la compra de una vivienda y ¡de la cual no podrás escapar con vida! Yo aquí no voy a ir de entendido del tema porque, sinceramente, no entiendo de leyes y menos de leyes polacas sobre la vivienda así que intentaré explicarlo lo más sencillo posible. Una vez decides comprar la vivienda, te pones en contacto con la constructora y ésta te pedirá normalmente un 10% del precio final que se sumará al % que des al banco. Respecto a ese 10% que hay que abonar al principio, algunos se fían y lo abonan sin papeles de por medio y otros, como nosotros, decidimos hacer un precontrato ante notario para que luego tampoco hubiera problemas con la concesión de la hipoteca por parte del banco. Porque esa es otra, tienes que buscar un banco en Polonia que te conceda la hipoteca con unas buenas condiciones y para ello tienes que presentar todo tipo de documentos laborales y de identidad y más no siendo polaco como es mi caso. Lógicamente, cuanto más pagues al inicio al banco para pedir la hipoteca, mejores condiciones te quedarán luego.

Contrato final con el notario

Bien, el banco ha aceptado darte la hipoteca habiendo abonado otro % del precio final de la vivienda y, finalmente, te diriges al notario de turno para poder firmar el contrato final. La figura del notario en Polonia tiene vital importancia en la compra de una vivienda ya que a nivel legal es el que se encarga de registrar la vivienda a tu nombre y de todo el papeleo y eso, por supuesto, lo pagas y lo pagas bien ¿eh? No te pienses que son cuatro duros. La elección del notario en cuestión puede ser por parte tuya (quizás conoces ya a alguien) o lo puede poner la misma constructora la cual, deduzco, se llevará también una buena comisión. A pesar del coste del notario, hay que pensar siempre en positivo: es un proceso que tienes que hacer sí o sí para que legamente todo quede testificado y mira, no tienes que ir a ningún sitio más con todo el papeleo, pagas y el notario, que es el entendido en el tema, se encarga de que todo esté bajo control. Al menos en España, este proceso es más lento porque tienes que ir a 800 mil sitios para arreglar todos los papeles.

Empieza a dar forma a tu nuevo hogar

Como dije anteriormente, la mayoría de las viviendas nuevas en Polonia están en estado de obra por lo que ahora te toca a ti adecuarla por dentro según tus gustos y preferencias. Por una parte, es mucho trabajo ya que tienes que pensar hasta en el más mínimo detalle para no lamentarte luego, mirar todo en varias tiendas y comparar precios (www.ceneo.pl) para no malgastar el dinero que en la mayoría de los casos es limitado, pero por otra parte tienes que pensar que estás haciendo TU casa y quieres hacerla lo más acogedora posible por lo que la motivación es muy grande y más o menos se va llevando. Y ahora estarás pensando “vale, por ejemplo, yo elijo el suelo que me gusta para el salón, pero en mi vida he puesto un suelo ni tengo idea de cómo hacerlo. ¿Qué hago?”. Como para todo hay solución, en esta situación no  a ser menos. Lo que hace la gente que se compra una vivienda aquí en Polonia es seguir uno de estos dos caminos: o bien contratas a un equipo completo que te lo hace todo (pintar paredes, poner suelos, instalación eléctrica, etc…) o si no, vas buscando por tu cuenta a los “Pans” de turno (“Señores” como p.e. Pan Andrzej o Pan Krzysztof) en donde cada cual es especialista en suelos, baños, fontanería… La opción del equipo completo es más cómoda, pero también es mucho más cara y con los “Pans” pues ocurre al revés, es una tarea laboriosa ir buscando quién te pone los suelos o quién te hace las tareas de fontanería por ejemplo aparte de tener que cuadrar horarios para que primero haga uno su tarea, la cual es necesaria para que el segundo pueda realizar la suya, pero también te sale más barato. Para esta segunda opción también existe la posibilidad de que encuentres a un “Pan” que haga varias tareas y de esta forma te puedes ahorrar un poco más de dinero y tiempo. Todo depende de las fuerzas que tengas y de cuánto quieres rascarte el bolsillo.

Y para finalizar, te podría decir que algún día se acabarán todas las tareas de reforma y no tendrás que preocuparte por nada nunca más, pero te estaría mintiendo ya que siempre vas a tener/querer hacer algo en tu vivienda para poder mejorarla así que, por si acaso, ten a mano el taladro y el destornillador. Mientras, disfruta de tu nuevo hogar, será único. ?