Comparte tu historia: Joey Zarate Rios

¡Hola amig@s!

En esta segunda entrevista de la sección de “Comparte tu historia” tenemos a Joey Zarate Rios, natural de Lima (Perú), 29 añitos, casado con una bella chica polaca y padre de una hermosa criatura de tan solo 6 meses. En estos momentos vive en Varsovia y trabaja dando atención a empresas (que no es lo mismo que call center) aunque se ha marcado como meta terminar sus estudios de informatica en polaco (estás loco) de aquí a un par de años por lo que se está matando a estudiar este idioma que sencillo sencillo, no es. De vez en cuando también se dedica a enseñar nuestro maravilloso idioma a gente interesada en aprenderlo y, como si ya fuera poco todo lo que hace, da clases de guitarra. Desde luego, Joey no pierde el tiempo y, aún teniendo tantas actividades y responsabilidades, ha sacado un momento para que le pueda entrevistar para esta página. ¿Que qué me ha contado? Muchas cosas. Seguíd leyendo, os gustará y muchos de vosotros os sentiréis identificados.

Lo primero darte las gracias Joey por sacar unos minutos de tu apretada agente para mí, te lo agradezco de corazón.

¿Cuánto tiempo llevas viviendo en Polonia?

Llevo un poco más de 2 años. Antes viajé a España para el encuentro con el Papa en el año 2011, pero nunca estuve por estos lares eslavos. Reconozco que llevo poco tiempo por aquí aunque aún así he aprendido mucho sobre la cultura polaca y sus costumbres.

Como ya he dicho anteriormente, vives en Varsovia, pero no fue tu primera ciudad polaca ¿cierto? 

Exacto, ahora vivo con mi familia en Varsovia. Cuando recién llegué estuve, con la que fue mi novia en ese entonces, en Poznań porque ella vivía ahí por sus estudios.

¿Por qué emigraste?

La verdad, el hecho de emigrar no fue planeado en ningún momento. De hecho, cuando se lo comentaba a mi madre (en sentido irónico) no te imaginas la cara que ponía. No lo aceptaba en absoluto hasta que, en una conversación bastante seria, le dije que había tomado una decisión y esa era la de quedarme en Polonia; y todo por una simple razón: no quise separarme más de mi novia, quien ahora es mi esposa. Sabía que, como mínimo, pasaría un año para volver a verla (con muchisimas suerte) y ya estábamos comprometidos. Por ello, después de un par de noches de pensar y rezar, decidí “emigrar” a estas tierras ¡las cuales me han recibido con un “caluroso” (a lo polaco) abrazo! jajaja.

¿Cómo fueron los primeros meses?
La verdad no muy fáciles porque, a diferencias de los ciudadanos europeos, nosotros necesitamos realizar muchos trámites antes de poder, siquiera, trabajar o estudiar. Ahí empezó a sonar muy fuerte la frase “karta pobytu” (la tarjeta de residencia) para mí. Aunque me haya casado y esa sea el motivo de residencia, las leyes polacas de inmigración son muy estrictas y cada solicitud tiene que pasar por muchos procesos. En mi caso solo duró 3 meses y medio y solo porque reclamé la demora en su respuesta mencionando artículos sobre la ley de extranjeros y la ley administrativa. Sé, por testimonio de algunos amigos y conocidos, que puede durar hasta casi un año. Durante todo el proceso no puedes hacer nada: no puedes firmar ningún contrato de trabajo ni estudiar. Tampoco salir del país ya que ello anula dicho proceso. Una vez obtenida la residencia y la famosa“karta pobytu”, me sentí como si hubiese “salido de la cárcel” ¡Por fin libre! Después de ello se dió una oportunidad laboral en Varsovia. Es por ello que decidí mudarme a la capital y, tras el matrimonio religioso, mi esposa se mudó conmigo.

¿Algo positivo que te ha sorprendido de Polonia?
El respeto entre todos. El orden que pueden tener haciendo las cosas. Eso es algo que me sorprendió muchísimo. Desearía que mis compatriotas tomaran un poco de ejemplo. Tambien que aquí no llaman “amigo” a cualquiera. Tiene una importancia única. Un conocido o compañero de trabajo es un “kolega”, pero un amigo (“przyjaciel”) sabe toda tu vida, conoce a toda tu familia y puedes confiar en él con los ojos cerrados. Esa definición de la palabra “amigo” me encanta.

¿Piensas volver a Perú algún día? ¿Por qué?

Sí, pero solo de visita. No está en mi planes volver a vivir allí porque Varsovia (y en sí toda Polonia) me ofrecen muchas ventajas y más aún a mi familia. La más importante: la seguridad.

¿Qué es lo que más echas de menos de Perú?

Siendo bastante honesto, un poco a mi familia y a mis amigos, aunque no estoy muy apegado.

¿Qué le dirías a esa persona que está pensando en venir a vivir a Polonia?

Que no tiene nada que perder. Que es un país que ha sabido afrontar muy bien la adversidad (por la historia que ha tenido) y que ha crecido enormemente en estos últimos años, lo cual brinda muchas oportunidades tanto en lo personal como en lo profesional. También que traiga ropa muy gruesa para enero. Aunque haya rumores de que la gente es fría, poco amigable… créanme, despues de un par de cervezas o chupitos de vodka todo ello queda en el olvido. Son gente única, solo tienes que aprender a ganarte su confianza y, si lo haces, habrás ganado un tesoro.

Al igual que yo, te has casado con una chica polaca. ¿Qué tal la convivencia con ella al principio y ahora? ¿Cómo habéis fusionado dos culturas tan diferentes? Cuéntanos vuestro secreto 😉

Bueno, mi historia con ella es un poco rara. La conocí por Facebook (sí, por Facebook) ya que estábamos en un mismo grupo ahí. Después de ver su perfil, me pareció una persona “interesante” y decidí agregarla como amiga. Al cabo de 5 días, ella aceptó mi invitación, pero empezamos a hablar dos meses más tarde. Después de un año de conocernos “por la redes”, decidimos ser novios a distancia. Pasados 8 meses ella toma la decisión de volar a Lima para conocernos en persona POR PRIMERA VEZ. No miento si digo que fue el día más nervioso de mi vida, sobretodo por lo que más me impresionó: ¡su delgadez! Ella se quedó casi dos meses ahí. Toda mi familia la quiere más a que a mí. Siete meses después de su regreso, era mi turno de viajar y conocer su mundo. Todo lo demás ya es noticia popular. En cuanto a convivencia, al principio no fue difícil y lo mismo ocurre ahora ya que empezamos a vivir juntos después de casarnos. Desde que éramos novios, siempre tuvimos la convicción de mostrar nuestra “verdadera cara”, expresar con palabras nuestros gustos, deseos, voluntades, etc… Y esto nos ayudó a conocernos auténticamente y a aceptarnos tal cual somos cada uno. Claro que hemos tenido algunas peleas, algunas bastante suaves y tontas; otras, con motosierra en la mano sobretodo cuando aún estando comprometidos. Incluso en una de esas discusiones ella me devolvió el anillo de compromiso (pensé que era el fin, en serio). Sin embargo, después de un buen diálogo, todo quedó solucionado y a seguir remando la barca. Si bien es cierto que ambas culturas son muy distintas, hay algo que resalta en ello: la adaptabilidad. yo me adapté a sus gustos, costumbres, estilo de vida etc… Y viceversa. Aprender uno del otro día a día. Al final, cada uno es como es sabiendo que su principal misión es hacer feliz al otro y decidir por el otro en libertad todos los días. En eso consiste el matrimonio para nosotros.

¿Que semejanzas y diferencias ves entre los polacos y los peruanos?

Semejanza: Lo único que veo son los colores de la bandera jajajaja

Diferencias: Calidez (al principio), orden, respeto, concepción de la palabra “amigo”, etc…

¿Crees que la sociedad polaca es racista? ¿Has tenido alguna experiencia negativa al respecto?
Para nada. Como siempre les digo a mis amigos y conocidos: idiotas siempre habrán en el mundo y en todos lados. No por la mentalidad absurda de algunos voy a etiquetar a todo el país. Afortunadamente no he tenido ninguna experiencia negativa con respecto a este tema. Lo único que puedo hacer: ignorarlos. Con ese tipo de gente no se puede razonar ni nada.

Haznos el top 3 de comidas polacas y qué 3 comidas detestas
Las mejores: Kotlet schawoby, pierogis con fresas y kotlet de volaille.

Las peores: Tatar (carne cruda con huevo crudo), ślecz (pescado con yogurt natural), sopas con algo fermentado.

Hablas polaco ¿verdad? ¿Y algún otro idioma? ¿Cómo los has aprendido?
Sí, de hecho lo estoy estudiando y, creeme, no es nada fácil. Ahora estoy por el nivel A2 y ello me sirve para hablar por teléfono, pedir una cita médica, hablar con proveedores cuando compro por internet o cuando estoy en correos. También hablo inglés, aunque reconozco que debo mejorarlo. En 2019 empezaré un curso para obtener una certificación y con ella estudiar en la universidad. Soy honesto en decir que nunca estudié el inglés en una escuela, lo aprendí del colegio; luego viendo películas subtituladas y videos de Youtube. Creo que ahora estoy en el B1. También hablo algo de portugues (Brasilero). Estuve ahí por un mes y, al tener un gran parecido al español, me resultó facil aprenderlo. Claro, hablo solo lo más básico.

Hace poco has sido padre. Lo primero, ¡enhorabuena! ¿Cómo llevas eso de ser padre en un país extranjero? ¿Te las arreglas bien?

¡Muchas gracias! Sí, así es, tengo una hermosa niña de 6 meses. La verdad, no es tan difícil, aunque mi hija es una especialistas en destruir mi agenda jajajaja. Siento que tengo una gran responsabilidad, sobretodo el hecho de que soy su única fuente de español y quiero que lo hable al igual que yo. Trato de disfrutar todo el tiempo que tengo libre, ello sin dejar de lado algunos asuntos personales y, claro, pasar tiempo con mi esposa.

Pues hasta aquí ha llegado la entrevista, muchas gracias Joey por tu tiempo y tú, que estás leyéndola, si quieres contarme la tuya, solo tienes que escribirme. 😉